ja_mageia

  • Narrow screen resolution
  • Wide screen resolution
  • Decrease font size
  • Default font size
  • Increase font size
Inicio Mensajes El Valor de la Santa Cena
El Valor de la Santa Cena PDF Imprimir E-mail
La Santa Cena

Texto: Lucas 22:7-20.  

7 Cuando llegó el día de la fiesta de los Panes sin levadura, en que debía sacrificarse el cordero de la Pascua, 8 Jesús envió a Pedro y a Juan, diciéndoles:

   —Vayan a hacer los preparativos para que comamos la Pascua.    
9 — ¿Dónde quieres que la preparemos? —le preguntaron.              
10 —Miren —contestó él—: al entrar ustedes en la ciudad les saldrá al encuentro un hombre que lleva un cántaro de     agua. Síganlo hasta la casa en que entre,11 y díganle al dueño de la casa: "El Maestro pregunta: ¿Dónde está la sala en la que voy a comer la Pascua con mis discípulos?" 12 Él les mostrará en la planta alta una sala amplia y amueblada. Preparen allí la cena.
13 Ellos se fueron y encontraron todo tal como les había dicho Jesús. Así que prepararon la Pascua.              
14 Cuando llegó la hora, Jesús y sus apóstoles se *sentaron a la mesa.15 Entonces les dijo:

   —He tenido muchísimos deseos de comer esta Pascua con ustedes antes de padecer, 16 pues les digo que no volveré a comerla hasta que tenga su pleno cumplimiento en el reino de Dios.         
17 Luego tomó la copa, dio gracias y dijo:

   —Tomen esto y repártanlo entre ustedes.18 Les digo que no volveré a beber del fruto de la vid hasta que venga el reino de Dios.            
19 También tomó pan y, después de dar gracias, lo partió, se lo dio a ellos y dijo:

   —Este pan es mi cuerpo, entregado por ustedes; hagan esto en memoria de mí.
20 De la misma manera tomó la copa después de la cena, y dijo:

   —Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que es derramada por ustedes.

 

Introducción. Santa Cena (Eucaristía), este al igual que el Bautismo en Agua son  dos sacramentos que la iglesia evangélica reconoce y fortalece, por haberse dicho directamente de la boca de nuestro Señor Jesucristo. La Santa Cena es un memorial, presencia corporal, testimonio evidente del sacrificio de nuestro señor Jesucristo. No debemos de confundir estos términos con la enseñanza tradicional que enseñan que literalmente el pan se convierte en cuerpo y el vino en sangre, a través del proceso de  transustanciación (porque entonces este sacramento se convertiría en un acto de Canibalismo).

 

Cristo fue claro en decir esto es en memoria de mí, porque cada vez que tomamos la santa cena al triturar el pan recordamos que el cuerpo de Cristo literalmente fue inmolado y por sus llagas nosotros fuimos curados.

 

I. ¿Qué significa la Santa Cena para el pueblo Cristiano?

 

  1. es un decreto profético de libertad. Colosenses 2:14
  2. Es un arma de guerra espiritual. (Jesús dijo en memoria de mí).
  3. Es un acto con promesa eterna. (Jesús dijo no tomare mas hasta que la beba con  ustedes en el reino de mi Padre.
  4. Es una oportunidad para reflexionar sobre su condición. 1ª. Corintios 11:27
  5. Es un termómetro. 1ª Corintios 11:28
  6. Es un acto de comunión. Hechos 2:46,47.
  7. Es un compromiso de Salvación o Condenación. 1ª Corintios 11:29-32

 

II. ¿Cómo debe de tomarse la Santa Cena?

 

  1. Con entrega y reverencia.
  2. Con actitud de humildad y sencillez
  3. Con el conocimiento pleno del sacrificio de Jesucristo.
  4. Con un corazón limpio y en Paz.

 

III. ¿Cuándo debe de tomarse?

 

  1. En todo momento.
  2. Cuando sea necesario.

 

IV. ¿Quiénes deben de tomarla?

 

  1. Todos los que han confesado públicamente a Jesucristo como su señor y Salvador.
  2. Todos aquellos que se consideren en paz con Dios y consigo mismo.

 

Conclusión. La Santa Cena siendo un sacramento debemos anhelar y procurar el participar de ella siempre y cuando halla la oportunidad. No debemos de tomarla como algo que nos produzca miedo sino estamos aptos, es más debemos de tomarla como una oportunidad para ponernos a cuentas con Dios y si nuestro espíritu nos indica que estamos mal, con mayor razón debemos ponernos a cuentas y no esperando una oportunidad futura para estar bien y participar porque no sea que este momento sea el último para prepararnos para el encuentro con Cristo Jesús.  

 

Traductor